Manual práctico de autoempleo

9.1 Inversiones.

La elaboración del plan de  inversiones se llevará a cabo detallando los distintos elementos que son necesarios para la puesta en marcha del nuevo proyecto empresarial, detallando el número de unidades necesarias de cada elemento, así como su importe.

Estas inversiones aparecerán recogidas en el activo del balance de situación, y dependiendo del período  de  permanencia  en  la empresa estarán  clasificadas:

En el  activo no corriente:  cuando van a  permanecer  en la  empresa más de un ejercicio económico. Estas inversiones están orientadas a asegurar la vida de la empresa, son decisiones de inversión a largo plazo, se recuperan mediante el proceso de amortización y no están directamente  relacionadas con el ciclo de explotación de la empresa.

En el activo corriente: cuando su permanencia en la empresa es inferior a un ejercicio económico. Son inversiones que permiten a  la empresa el desarrollo de su actividad productiva, dependen de decisiones de inversión a corto plazo, se recuperan a  través del ciclo de explotación, estando por tanto, directamente relacionadas con el ciclo de explotación de la empresa.

La suma del activo no corriente y el activo corriente nos dará el activo total de la empresa, que  refleja la estructura económica de la empresa.

El volumen de inversiones que forman parte del activo no corriente de la empresa no  será  el  mismo  para  todas las empresas y dependerá entre otros factores del sector de actividad y de los objetivos a alcanzar por parte de la empresa. Además, dentro del activo no corriente hay que determinar las necesidades de inversión en:

  • Inmovilizado intangible: Básicamente recoge derechos susceptibles de valoración económica. Entre los elementos más habituales que pueden tener las empresas de reducida dimensión se encuentran los siguientes:
      1. Propiedad industrial (patentes y marcas). En el caso de que se haya registrado algún producto o proceso productivo.
      2. Derechos de traspaso. Importe que ha de satisfacer la empresa por los derechos de arrendamiento del local, subrogándose en los derechos y obligaciones del antiguo arrendatario.
      3. Aplicaciones informáticas. Programas informáticos adquiridos, y gastos de desarrollo de páginas web.

Cuadro de inversiones iniciales en inmovilizado intangible:

  • Inmovilizado material: Bienes muebles o inmuebles. Entre los elementos más habituales que pueden tener las empresas de reducida dimensión se  encuentran los siguientes:
    1. Construcciones. Cuando el local en el que la empresa desarrolla su actividad económica es propiedad de la empresa.
    2. Instalaciones técnicas. Instalaciones donde la empresa desarrolla su actividad productiva.
    3. Maquinaria. Conjunto de máquinas necesarias para el desarrollo de la actividad productiva.
    4. Utillaje. Herramientas y otros utensilios.
    5. Mobiliario. Muebles y equipos de oficina que constituyan el equipamiento del local.
    6. Equipos para procesos de información. Computadoras, impresoras, fax…
    7. Elementos de transporte. Vehículos, furgonetas, motocicletas…
    8. Otro inmovilizado material.

Cuadro de inversiones iniciales en inmovilizado material:

Nota: También será necesario desglosar los distintos elementos que formen parte de cada una de las partidas. Además, se puede hacer una tabla similar con la estimación de las inversiones necesarias para los próximos dos años.

-Inversiones inmobiliarias: inmuebles propiedad de la empresa con el objetivo de obtener rentas o plusvalías, no estando afectos a la actividad económica.

-Inversiones financieras a largo plazo: con vencimiento  superior a  un  año.  Dentro  de  las  fianzas constituidas a largo plazo estarán aquellas cantidades que la empresa haya  tenido que pagar  como garantía del  cumplimiento de una obligación,  por ejemplo,  en el  caso de que haya sido necesaria para el alquiler del local en el que desarrollará su actividad empresarial.

Dentro de activo corriente las partidas más habituales son las siguientes:

-Existencias. Se incluyen materias primas, otros aprovisionamientos, productos en curso, productos semiterminados,  productos  terminados…  Son  importantes para las empresas comerciales o de fabricación, pero no así para las empresas de servicios.

-Deudores comerciales y otras cuentas a cobrar. Representan derechos de cobro frente a terceros. La principal partida, una vez que la empresa inicie su actividad, la constituyen los clientes,  por  el  importe  de las compras realizadas a la empresa que no pagan al contado. Además, también aparecerá recogido  en el momento inicial el importe del IVA relativo a las inversiones realizadas, debiendo hacer la liquidación correspondiente con hacienda.

-Inversiones financieras a corto plazo: con vencimiento inferior a un año.

-Efectivo y otros activos líquidos equivalentes. Se habla fundamentalmente de la tesorería de la  que dispone  la  empresa  para  poder  hacer frente a los gastos de la operativa diaria, tratándose de evitar que incurra en problemas de liquidez. El nivel de tesorería del que ha disponer la  empresa vendrá determinado en función del volumen de gastos, de la política de cobros y pagos de la empresa, y de los plazos de devolución de las distintas fuentes de financiación, fundamentalmente.