Manual práctico de autoempleo

3.1.2 IVA

El IVA es un impuesto indirecto que grava el consumo de bienes y servicios producidos o comercializados en el desarrollo de las actividades empresariales o profesionales cuyo coste asume el consumidor final del bien o del servicio. El IVA a ingresar se determina por la diferencia entre el  IVA efectivamente devengado y el IVA soportado (deducible) en las compras, este sistema de deducción permite que a  lo  largo del  proceso productivo se grave exclusivamente el valor añadido del bien o servicio.

En términos generales los empresarios para las actividades que se declaren, según la Ley del IVA, sujetas y no exentas están obligados a emitir factura en  cada  entrega de  bien  o prestación de servicio, en esta factura deberán especificar el precio del bien o servicio sobre el que repercutirá el tipo de IVA correspondiente (21%, 10%, 4%). Al estar sometidos a esta obligación, de forma automática adquieren el derecho de poder deducirse de estas cuotas de IVA devengadas, el IVA soportado deducible por sus compras en territorio de aplicación del impuesto (Península e Islas  Baleares).

Los autónomos ejercen como intermediarios entre la Agencia Tributaria y el consumidor final, puesto que deberá abonar a aquélla la diferencia entre el IVA que haya repercutido y cobrado a sus clientes y el que haya soportado por sus compras a proveedores. Es decir, que en cierto sentido, actúa como recolector y pagador del tributo.

No obstante, si el IVA soportado fuera mayor al repercutido, el trabajador por cuenta propia podrá solicitar a Hacienda la devolución de la diferencia a su favor en la declaración anual. El reimporte suele producirse, como consecuencia, entre los meses de marzo y junio del año posterior.

Actividades afectadas por el IVA

La entrega e importación de bienes, la prestación de servicios y la adquisición intracomunitaria son la actividades que están incluidas en este impuesto; mientras que quedan fuera servicios médicos y sanitarios, educación y formación, sociedades culturales y deportivas, operaciones financieras y de seguros y alquiler de viviendas.

El empresario o profesional sujeto al IVA, por todas sus operaciones, es el encargado de trasladar al  consumidor  final el efecto del impuesto que recae sobre el valor añadido que ha tenido el bien o servicio a lo largo del proceso productivo.

IVA intracomunitario

Las compras y ventas de mercancías y servicios entre empresas de la Unión Europea (UE) están sometidas a un sistema especial de tributación de IVA, lo que significa que si realizas operaciones de importación o exportación con otros países europeos, debes tenerlas muy en cuenta

Lo más relevante es:

  • La exportación o venta de bienes o mercancías que se transportan desde España a otros países de la UE, las llamadas “entregas intracomunitarias”, están exentas de IVA, por lo que no es necesario repercutir ningún IVA en la factura.
  • La prestación o venta de servicios a clientes de otros países de la UE no está sujeta al IVA ya que no se localiza en el territorio de aplicación del impuesto, por lo que tampoco es necesario repercutir ningún IVA en la factura.
  • La importación o compra de bienes o mercancías de otros países de la UE, así como la prestación o compra de servicios, las llamadas “adquisiciones intracomunitarias”, sí que están sujetas al IVA pero mediante un mecanismo  de “autoliquidación” por el cual se contabiliza la operación como mayor IVA soportado e IVA repercutido.

No olvides que cuando la venta sea a particulares que sean consumidores finales,  se considera que la venta tributa en el país de origen, es decir, que debes incluir el IVA correspondiente en tus facturas.

Requisitos: la inscripción en el Registro de Operaciones Intracomunitarias

Las personas, empresarios, profesionales o entidades que realicen cualquiera de las  operaciones comerciales anteriores deberán inscribirse previamente en el Registro de Operadores Intracomunitarios, conocido como censo VIES, el cual les proporcionará un número especial de identificación fiscal (NIF) para el IVA o número de operador intracomunitario.

El alta el Registro de Operaciones Intracomunitarias se hace mediante la cumplimentación del apartado correspondiente en el modelo censal 036, bien en el momento de alta del empresario o mediante una modificación posterior de sus datos.

En bastantes ocasiones Hacienda, para evitar posibles fraudes, suele proceder a efectuar una serie de comprobaciones para asegurarse de la necesidad de ser incluido en dicho registro, lo que en empresas de cierta envergadura puede conllevar una cierta demora antes de la obtención definitiva del número de operador intracomunitario. Estas comprobaciones pueden incluir la visita de un inspector de Hacienda a la sede la empresa en las semanas posteriores a la solicitud. En otras ocasiones pueden limitarse a una solicitud de documentación que acredite la existencia de proveedores o clientes que conlleven operaciones intracomunitarias.

Declaraciones del IVA intracomunitario: Modelo 303 y Modelo 349

La gestión de las operaciones internacionales de carácter intracomunitario conlleva una cierta complejidad, en la que pueden influir diversos factores. Por eso si realizas este tipo de operaciones te recomendamos que acudas a un asesor fiscal para asegurarte de que todo está en regla.

  • Modelo 303 (declaración trimestral de IVA): deberá recoger información relativa a estas operaciones. En el modelo vigente, el IVA intracomunitario soportado y el IVA repercutido simultáneo al que dan lugar las autoliquidaciones de las adquisiciones intracomunitarias se incluirán en las casillas correspondientes  (10,11, 36, 37), las inversiones intracomunitarias en la 38 y la 39 y las entregas intracomunitarias de bienes y/o servicios en la casilla 59.  En el resumen anual del IVA (modelo 390) también será necesario consignar estas operaciones por separado.
  • Modelo 349 (Declaración Recapitulativa de Operaciones Intracomunitarias): es un resumen de las operaciones intracomunitarias realizadas. Para importes anuales inferiores a 35.000 euros de entregas de bienes o prestaciones de servicios  y de 15.000 euros en el caso de entregas de bienes a otro Estado Miembro, basta con presentarlo una vez al año, en el mes de Enero del año siguiente. Para importes mayores y dependiendo de la cantidad habrá que presentarlo cada uno, dos o tres meses.

Normativa

  • Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.
  • Real Decreto 1065/2007, de 27 de julio, por el que se aprueba el Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos.

Régimen General.

Tipos de IVA en 2018

IVA superreducido – 4%

Artículos de primera necesidad como:

  • Alimentos como pan, leche, etc.
  • Medicamentos
  • Libros, prensa, revistas, etc
  • Prótesis, implantes o vehículos para personas con discapacidad
  • Servicios de teleasistencia

IVA reducido – 10%

Se aplica a otros productos como:

  • Espectáculos en directo
  • Transporte
  • Espectáculos deportivos
  • Bibliotecas, museos, galerías, etc
  • Bares, restaurantes, hoteles, etc
  • Exposiciones y ferias
  • Servicios de recogida y tratamiento de desechos y residuos
  • Cine y productos culturales

IVA general -21%

Este tipo de IVA se aplica a todos los demás artículos que podamos adquirir sin excepción alguna, salvo los productos que hemos mencionado anteriormente.

Calendario fiscal del autónomo

Una de las obligaciones impositivas de los autónomos es la de liquidar el IVA de su actividad laboral en distintos momentos del ejercicio. Para cumplir con ese mandato legal y realizar las gestiones correspondientes, los autónomos deben recurrir a Hacienda.

Enero y el modelo 390

En el primer mes del año a los autónomos les toca declarar el IVA de sus operaciones del ejercicio anterior, lo que comúnmente se denomina autoliquidación anual. Para realizarla es necesario utilizar el modelo 390, teniendo de plazo hasta el último día del mes.

Modelo 303

El IVA puede declararse durante el año de distintas maneras, de forma mensual o trimestral, a libre elección, y para ello se usa el modelo 303. En lo relativo a enero, si se elige la opción mensual, debe declararse el IVA de diciembre siempre antes de que llegue el día 20 del primer mes del año.

Deducciones. Regla general

El funcionamiento de la liquidación del IVA, dentro del territorio de aplicación del impuesto, se basa en deducir de las cuotas de IVA repercutido (efectivamente devengado) las cuotas de IVA soportado.

Pero para efectuar la liquidación del impuesto nos falta determinar qué cuotas de IVA soportadas por el sujeto pasivo son efectivamente DEDUCIBLES. Según la Ley del IVA procederá el derecho a la compensación de las cuotas de IVA soportado:

  1. En la medida en que se realicen operaciones sujetas no exentas. Sólo si el empresario o profesional está obligado a repercutir el IVA en territorio de aplicación del impuesto, podrá ejercitar el derecho a la compensación de las cuotas de IVA soportado en el mismo territorio. Se consideran cuotas deducibles las satisfechas por los siguientes conceptos: importaciones de bienes, autoconsumo interno gravado, operaciones en  las que se de la  inversión del sujeto pasivo y adquisiciones intracomunitarias de bienes.
  2. El derecho a la deducción de las cuotas de IVA soportado solo podrá realizarse sobre aquellos gastos en bienes y servicios que se afecten a la realización de las operaciones gravadas.
  3. Las cuotas de IVA soportado podrán ser deducidas por aquellos sujetos pasivos del impuesto que actúen como empresarios y profesionales (los consumidores finales soportarán el impuesto pero no se lo podrán deducir).

No son deducibles las cuotas de IVA soportadas:

Procedentes de adquisiciones de bienes o servicios no afectos directa y exclusivamente a  actividades  empresariales o  profesionales. No se entienden afectos directa y exclusivamente los siguientes bienes de inversión:

Los destinados a dichas actividades y a otras de naturaleza no empresarial o profesional. Los que no figuren en la contabilidad.

Los destinados a satisfacer necesidades personales o particulares del empresario o profesional, sus familiares o su personal, salvo alojamiento gratuito para personal de vigilancia.

Sí se consideran deducibles las cuotas soportadas por adquisición, importación y arrendamiento de los bienes de inversión de este apartado siempre que se empleen en todo o parte de la actividad empresarial con las siguientes reglas:

En automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, será deducible el 50% de la cuota de IVA soportado. En el resto de los bienes de inversión según criterios de afectación.

Adquisición, importación, arrendamiento, transformación, reparación o mantenimiento de los siguientes bienes y servicios: Joyas, alhajas, piedras preciosas, perlas cultivadas.

Los alimentos, las bebidas y el tabaco.

Los espectáculos y servicios de carácter recreativo.

Los destinados a atenciones a clientes, asalariados o terceras personas.

Los servicios de desplazamiento o viajes, hostelería y manutención, salvo que su importe tuviera la consideración de gasto deducible en el IRPF o en el Impuesto de Sociedades.

Deducciones: Regla de la prorrata.

Si parte de los ingresos por prestación de servicios o  entregas de bienes  están exentas y parte no.  La Ley del impuesto nos clarifica la actuación a seguir pues es de aplicación la Regla de la Prorrata.

La regla de la prorrata va a ser aplicable cuando el sujeto pasivo realice de forma conjunta operaciones (ventas) sometidas a exención limitada y ventas sujetas que generan por tanto el derecho a la deducción de las cuotas de IVA soportado efectivamente deducible.

La regla de la prorrata presenta dos modalidades: la general, que se aplica siempre que no proceda aplicar la prorrata especial, la especial que solamente es aplicable en determinados casos.

Prorrata general

  • Las Ventas sujetas sí que generan el derecho a la deducción (el empresario está obligado a repercutir el IVA, cuando emite la factura por lo tanto el derecho a la compensación aparece de forma automática).
  • Las Exportaciones y las  Entregas  comunitarias  (Operaciones  Asimiladas a las exportaciones bajo determinados requisitos) también generan el derecho  a la deducción aunque el empresario esté obligado en esta operación  de Venta a no repercutir el  IVA aplicable en territorio de aplicación del impuesto. 
  • Por las Ventas sometidas a exención limitada no se genera el derecho a la deducción de las cuotas  de IVA soportado en operaciones interiores (Península e Islas Baleares), el empresario está obligado a emitir factura sin repercutir IVA.

Parte de las ventas generan el derecho a la compensación de las cuotas de IVA y parte no, la Regla de la Prorrata en su modalidad general, calcula el peso relativo de las ventas corrientes que sí generan el derecho a la deducción respecto del total.

Para el cálculo de la prorrata en su modalidad general, se tomaran los ingresos por entregas de bienes y prestación de servicios procedentes del desarrollo normal de la actividad del empresario.

Los ingresos de carácter extraordinario (por ejemplo: ganancias derivadas de la venta de los bienes de activo fijo afectos a la actividad) no se tomarán en cuenta para el cálculo de la prorrata. La prorrata se redondeará por la unidad superior.

La aplicación de la prorrata general supone conocer el total de ventas que generan el derecho a la deducción, las que no lo generan y las subvenciones que han financiado la actividad no integradas en la base imponible, estos datos sólo los dispone el  empresario  al  final del periodo impositivo (si el titular es persona física, la fecha coincide con el 31  de  diciembre  de  ese año,  y  si es persona jurídica al concluir el ciclo mercantil, 12 meses que pueden coincidir o  no con el año natural).

Para solucionar este problema la Ley del IVA establece que la prorrata aplicable provisionalmente será la del año anterior, procediendo a la regularización de  esta  en  la  última  declaración / liquidación por IVA. Así, para el año “n” si la actividad cumple las condiciones para la aplicación de la regla de la prorrata, se aplicará provisionalmente la prorrata del año n-1 en las declaraciones obligatorias  (mensuales  o  trimestrales)  del ejercicio, hasta la última liquidación donde se procederá a la regularización.

El sujeto pasivo también puede solicitar la aplicación de un porcentaje provisional a la Administración en los supuestos de inicio de actividad o cuando se produzcan determinadas circunstancias que puedan variar significativamente el porcentaje definitivo del año anterior.

Prorrata especial.

Como excepción a la aplicación de la prorrata general, se puede solicitar la aplicación de la prorrata  especial.  La  solicitud se hará  en los siguientes supuestos:

  1. Cuando el sujeto pasivo opte por su aplicación en los plazos y forma previstos por la Ley.
  2. Obligatoriamente, cuando el montante total de las  cuotas  deducibles,  en  un  año  natural  por aplicación de la prorrata general, exceda en un 20% del que resultaría por aplicación de la prorrata especial.

Los plazos para solicitar la aplicación de esta modalidad de prorrata  establecidos  son,  en  el  mes de noviembre del año anterior a aquel en que deban surtir efecto, o en su caso dentro  del mes siguiente al comienzo de las actividades o las de un sector diferenciado. El lugar de presentación  será la Delegación o Administración de la Agencia tributaria que corresponda al domicilio fiscal del  sujeto pasivo,  sin  necesidad  de  utilizar  un modelo oficial de impreso.

Se consideran concedida  en los términos solicitados cuando transcurra un mes desde  su presentación,  es decir  por silencio administrativo.

En general la prorrata especial se aplica cuando el sujeto pasivo tiene dos actividades diferenciadas, en una realiza operaciones no sometidas a exención limitada, que le generan el derecho a  la deducción  de  las  cuotas de  IVA soportado, tanto por la adquisición de bienes corrientes como  de bienes de inversión, y en el otro sector diferenciado de la actividad, las operaciones no le generan el derecho a la deducción.

En la prorrata especial se deducirán las cuotas de IVA soportado en adquisiciones utilizadas exclusivamente en operaciones con derecho a la deducción del impuesto. El IVA soportado en adquisiciones utilizadas parcialmente en operaciones con derecho a la deducción será deducible en el porcentaje correspondiente. En ningún caso  pueden  ser  objeto de deducción las cuotas no deducibles. Si las operaciones se financian  con subvenciones no vinculadas al precio que deban incluirse en el denominador de la prorrata, se aplicaran las reglas y procedimientos de la prorrata general.

Por la parte de las cuotas soportadas que no originen el derecho a la deducción, (no serán deducibles las cuotas de IVA soportado por la adquisición o importación de bienes corrientes o de bienes de inversión, imputadas a este sector de la  actividad) el  sujeto pasivo deberá contabilizar estas como mayor coste del ejercicio, sin embargo contabilizará de forma separada (los gastos netos de IVA), las cuotas de IVA soportado en la adquisición o importación de bienes o servicios utilizados exclusivamente en la realización de operaciones que originen el derecho a la deducción.

Regularización de las deducciones

 

I Bienes de inversión

Una de las principales ventajas del IVA consiste en la compensación inmediata de las cuotas soportadas tanto por la adquisición o importación de bienes y servicios corrientes como por la adquisición o importación de bienes de inversión. Pero si el sujeto pasivo está sujeto a prorrata las cuotas soportadas deducibles se deben regularizar cuando se den ciertas circunstancias y en un plazo determinado.

La ley del IVA establece para los bienes de inversión que el IVA deducido por la adquisición o importación deberá regularizarse durante los cuatro años siguientes, nueve si son terrenos o edificaciones, cuando la deducción definitiva en cada año y la practicada en el año de adquisición exceda en diez puntos porcentuales.

La regularización se realizará restando la deducción practicada en el año de adquisición la deducción definitiva  aplicable  en cada  uno de los años en que deba regularizarse. Esta diferencia se dividirá por cinco o por diez, en el caso de terrenos y edificaciones, para obtener el ingreso o la deducción complementaria a realizar en cada año.

II Deducciones anteriores al comienzo de la actividad

El ejercicio del derecho a deducción de las cuotas soportadas antes del inicio de la actividad queda regulado por la Ley del IVA, art. 111, redacción por Ley 14/2000, art. seis. BOE 30-12-00.

a) Pueden deducir:

Quienes obtengan la condición de empresario o profesional por comenzar la adquisición o importación de bienes o servicios, con la intención, confirmada por elementos objetivos, dedicarlos a actividades de tal naturaleza.

Quienes, teniendo ya la condición de empresario o profesional, inicien una nueva actividad que constituya sector diferenciado respecto a las desarrolladas con anterioridad.

Los empresarios o profesionales que practiquen las deducciones anteriores no pueden acogerse al Régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca (REAGP), por las actividades en las que se hayan empleado bienes y servicios cuya adquisición haya soportado las cuotas deducidas.

Esta limitación que tiene los mismos efectos que la renuncia al régimen, se mantiene hasta el final del tercer año natural de realización de las operaciones efectuadas en dichas actividades.

b) No pueden  deducir los empresarios sometidos  al  régimen especial de Recargo  de Equivalencia desde el comienzo de la actividad, en cuanto a las actividades incluidas en el régimen.

c) La práctica de la deducción se efectúa:

El porcentaje de deducción aplicable será el propuesto por el empresario o profesional, o la administración cuando la actividad presente especiales características. 

Las deducciones se consideran provisionales y quedan sometidas a las regulaciones previstas en la ley del IVA.

La devolución de las cuotas deducibles se realiza según el procedimiento general previo en la ley.

Devoluciones

En general procederá la devolución cuando el IVA soportado deducible sea superior al IVA devengado procederá la  devolución. Esta  solicitud deberá formularse a través de la declaración liquidación correspondiente al último periodo de liquidación del año. A partir de enero del 2009, se puede solicitar la devolución mensual realizándose en el modelo 036 en el mes de enero.

Obligaciones formales

a) Obligaciones de facturación: Los empresario y profesionales deberán expedir, entregar y conservar facturas o sus duplicados, así como los documentos sustitutivos y equivalentes. Las reglas especiales en el IVA son las siguientes:

  • En los supuestos de inversión del sujeto pasivo, adquisición intracomunitaria y entregas de oro de inversión en caso de renuncia,  ha de unirse al justificante contable de cada operación el documento que contenga la liquidación del impuesto.
  • El plazo de conservación de  las  facturas  es  el  de  prescripción del impuesto (4 años); pero en el supuesto de regularización de la prorrata para bienes de inversión las facturas han de  conservarse durante  el  periodo  de  regularización (4 años o 9 años si son terrenos o edificaciones) y cinco años más.  En el Régimen especial del oro de inversión, se establece la obligación, para los empresarios  que  realicen operaciones con oro de inversión, de conservar copia de las facturas de esas operaciones y de sus registros durante 5 años.
  • Las referidas a entregas de energía eléctrica.

b) Obligaciones contables: Los sujetos pasivos de IVA tienen que llevar los siguientes libros registros:

  • Libro registro de facturas emitidas.
  • Libro registro de facturas recibidas.
  • Libro registro de bienes de inversión.
  • Libro registro de determinadas operaciones intracomunitarias.
  • Libro registro de recibos emitidos por los adquirentes de bienes y servicios a los sujetos pasivos sometidos al régimen especial de la agricultura.

La obligación de llevar  estos  libros  no afecta a  las actividades  acogidas  al Régimen Simplificado, Régimen de la agricultura, ganadería y pesca, y   al del Recargo de Equivalencia. Tampoco afecta a las entregas intracomunitarias ocasionales de medios de transporte nuevo exentas del impuesto

 

c) Obligaciones de liquidación.

  • Declaración trimestral: criterio general.
  • Declaración mensual:
    • Para las grandes empresas (volumen de operaciones en el año anterior superior a los 6.010.121,04 de euros).
    • Para los sujetos pasivos autorizados a solicitar la devolución del saldo existente a su favor al término de cada periodo de liquidación.

El plazo de presentación con carácter general, tanto para las declaraciones trimestrales como mensuales, es de 20 días naturales del mes siguiente al correspondiente periodo de liquidación, la declaración del último periodo del año, durante los treinta primeros días naturales del mes de enero.

Los sujetos pasivos deben presentar sus declaraciones periódicas conforme a modelo oficial, en el  que  han  de  reflejarse  los datos relativos a las operaciones realizadas por la actividad.

b) Regímenes Especiales.

Régimen Especial Simplificado.

Una actividad sólo puede tributar en el régimen simplificado del IVA si, asimismo, tributa en estimación objetiva del IRPF.  La coordinación entre estos regímenes es total. La renuncia o exclusión en uno produce los mismos efectos en el otro.

Una actividad  empresarial que se encuentre en  estimación  objetiva del  IRPF,  sólo puede tributar en el IVA en recargo de equivalencia, régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca o régimen simplificado. La renuncia a alguno de estos dos últimos regímenes  especiales,  supone  la  renuncia a  la estimación objetiva del IRPF.

En el IVA, el régimen simplificado es compatible exclusivamente con el régimen de la agricultura, ganadería y pesca y con el recargo de equivalencia. Esto significa que una persona que realice una actividad que se encuentre sujeta al régimen general del IVA o a un régimen especial distinto de los señalados, no podrá tributar en el régimen simplificado del IVA por ninguna actividad, excepto si se trata de actividades en cuyo desarrollo se realicen exclusivamente operaciones interiores exentas o arrendamiento de inmuebles que no suponga actividad empresarial de acuerdo con el IRPF.

Se aplica el régimen simplificado a las personas físicas y entidades en régimen de atribución de rentas que cumplan los siguientes requisitos:

  • Que sus actividades estén incluidas en la Orden que desarrolla el régimen simplificado.
    • Que no rebasen los límites que se establecen en dicha Orden y en la Ley del IVA. Estos límites son los siguientes
    • Volumen de ingresos del conjunto de actividades 450.000 € anuales.
    • Volumen de ingresos de actividades agrícolas, forestales y ganaderas: 300.000 € anuales. Límites específicos relativos al número de personas, vehículos y bateas empleadas.
    • Que el importe de las adquisiciones o  importaciones de  bienes y servicios, excluidos los de elementos del inmovilizado, no hayan superado en el  año inmediato anterior, los 300.000€.
  • Que no hayan renunciado a su aplicación.
  • Que no hayan renunciado ni estén excluidos, de la estimación objetiva del IRPF ni del régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca en el IVA.
  • Que ninguna actividad que ejerzan se encuentre en estimación directa del IRPF o en alguno de los regímenes del IVA incompatibles con el régimen simplificado, según lo indicado en el apartado anterior. (Se exceptúan las actividades que se hayan iniciado durante el año).

La renuncia al  régimen simplificado  del  IVA supone  la  renuncia  a la estimación objetiva del IRPF y al régimen especial de la agricultura, ganadería  y pesca del IVA y se realizará mediante la presentación de los modelos 036 ó 037 de declaración censal  de  alta o modificación en el mes de diciembre anterior al inicio del año natural en que deba surtir efecto.

El régimen simplificado consiste en la aplicación de los módulos que se fijan para cada actividad, se determina el IVA devengado por operaciones corrientes del cual podrán deducirse, en las condiciones establecidas, las cuotas de IVA soportadas tanto en la adquisición de bienes y servicios corrientes como en la de los activos fijos afectos a la actividad. No obstante, el resultado de las operaciones corrientes (IVA devengado menos IVA soportado en las operaciones propias de la actividad) no puede ser inferior a un mínimo que se establece para cada actividad.

Liquidación del IVA

El IVA se liquidará a cuenta trimestralmente mediante la presentación de las declaraciones-liquidaciones trimestrales, los tres primeros trimestres del año natural. El resultado final se obtendrá en la declaración-liquidación final correspondiente al cuarto trimestre.

La cuota derivada del régimen simplificado. Será la mayor de las siguientes cantidades:

La diferencia entre el IVA devengado y el IVA soportado en las operaciones corrientes.

La cuota mínima establecida para cada actividad por operaciones corrientes, incrementada en el importe de las cuotas soportadas fuera del territorio de aplicación del impuesto y que le hayan sido devueltas en el ejercicio.

Se presentarán cuatro declaraciones-liquidaciones trimestrales en el modelo 303 entre el 1 y el 20 de los meses de abril, julio, octubre y enero y una declaración- liquidación final en el modelo 390 entre el 1 y el 30 del mes de enero del año siguiente.

Recargo de Equivalencia.

Se aplica el régimen especial del recargo de equivalencia a los comerciantes minoristas, personas físicas o sociedades civiles, herencias yacentes o comunidades de bienes cuando todos sus socios, comuneros o partícipes sean personas físicas salvo si comercializan los siguientes productos:

    1. Vehículos accionados a motor para circular por carretera y sus remolques.
    2. Embarcaciones y buques.
    3. Aviones, avionetas, veleros y demás aeronaves.
    4. Accesorios y piezas de recambio de los medios de transporte comprendidos en los números anteriores.
    5. Joyas, alhajas, piedras preciosas, perlas naturales o cultivadas, objetos elaborados total o parcialmente con oro o platino. Bisutería fina que contenga piedras preciosas, perlas naturales o  los  referidos  metales,  aunque  sea en  forma de bañado o chapado, salvo que el contenido de oro o platino tenga un espesor inferior a 35 micras.
    6. Prendas de vestir o de adorno personal confeccionadas con pieles de carácter suntuario.  Se  exceptúan los  bolsos,  carteras y objetos similares así como, las prendas confeccionadas exclusivamente con retales o desperdicios, cabezas, patas, colas, recortes, etc., o con  pieles  corrientes  o  de imitación.
    7. Objetos de arte originales, antigüedades y objetos de colección definidos en el artículo 136 de la Ley del IVA.
    8. Bienes que hayan sido utilizados por el sujeto pasivo transmitente o por terceros con anterioridad a su transmisión.
    9. Aparatos y accesorios para la avicultura y apicultura.
    10. Productos petrolíferos cuya fabricación, importación o venta está sujeta a los Impuestos Especiales.
    11. Maquinaria de uso industrial.
    12. Materiales y artículos para la construcción de edificaciones o urbanizaciones.
    13. Minerales, excepto el carbón.
    14. Hierros, aceros y demás metales y sus aleaciones, no manufacturados.
    15. Oro de inversión definido en el artículo 140 de la Ley del IVA.

Son COMERCIANTES MINORISTAS a estos efectos, quienes venden habitualmente bienes muebles o semovientes sin haberlos  sometido a procesos de fabricación, elaboración o manufactura, siempre que las ventas a consumidores finales durante el año precedente fueran superiores al 80% de las ventas totales realizadas. Si no se ejerció la actividad en dicho año o bien  tributara en  estimación  objetiva en  el  IRPF, y tiene la condición de minorista en el IAE no es necesario que cumpla el requisito del porcentaje de ventas. Si no se reúnen  estos  requisitos,  será de aplicación el régimen general. No obstante, existen algunas actividades de comercio al por menor que pueden tributar en el régimen simplificado.

El régimen especial del recargo de equivalencia consiste en que los proveedores  repercuten al comerciante en la factura, el IVA correspondiente  más el recargo de equivalencia, por separado y a los siguientes tipos:

  • Artículos al tipo general del 21%: recargo del 5,2%
  • Artículos al tipo general del 10%: recargo del 1,4%
  • Artículos al tipo general del 4%: recargo del 0,5%

En el régimen de recargo de equivalencia el comerciante no está obligado a efectuar ingreso alguno por la actividad, salvo por las adquisiciones intracomunitarias, cuando sea sujeto pasivo por inversión y por las ventas de inmuebles con renuncia a la exención.

En el régimen de recargo de equivalencia el comerciante no está obligado a efectuar ingreso alguno por la actividad, salvo por las adquisiciones intracomunitarias, cuando sea sujeto pasivo por inversión y por las ventas de inmuebles con renuncia a la exención.

Obligaciones formales

Acreditar ante los proveedores o ante la Aduana, el hecho de estar sometido al recargo de equivalencia, con el fin de que éstos puedan repercutir el recargo correspondiente.

No existe obligación de expedir factura ni documento sustitutivo por las ventas realizadas, excepto en las entregas de inmuebles con renuncia a la exención, cuando el  destinatario  sea un empresario  o  profesional o  un particular que exija factura para ejercer un derecho de naturaleza tributaria, en las entregas a otro estado miembro, en las exportaciones y cuando el destinatario sea la Administración  Pública o  una persona jurídica que no actúe como empresario o profesional.

No existe obligación de llevar  libros  por  este impuesto, salvo que se realicen actividades en otros regímenes distintos en cuyo caso, además del deber de cumplir respecto de ellas las obligaciones formales que en su caso están establecidas, deberá llevarse un libro registro de facturas recibidas donde serán anotadas con la debida separación las relativas a adquisiciones correspondientes a actividades en recargo de equivalencia.

Modelos de autoliquidaciones

No hay que presentar declaraciones del IVA por las actividades en este régimen especial. No obstante, cuando se realicen adquisiciones intracomunitarias, operaciones en las que se produzca la inversión del sujeto pasivo o si en la transmisión de inmuebles afectos a la actividad se renuncia a la exención, se presentará el modelo 309 “declaración no periódica”.

Si se realizan entregas de bienes a viajeros con derecho a devolución  del  IVA,  con el  fin  de  obtener  el reembolso de lo abonado a aquéllos, o bien se solicite la devolución de cuotas por la adquisición de determinados medios de transporte de viajeros o de mercancías por carretera y tributen en el Régimen Simplificado del IVA. Se presentará el modelo 308 de “Impuesto sobre el Valor Añadido, solicitud de devolución: recargo de equivalencia, artículo 30 bis del Reglamento del IVA, y otros sujetos pasivos ocasionales”.

Otros Regímenes especiales.

Régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca

Se aplica el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca (REAG y P) a los titulares de explotaciones agrícolas, ganaderas, forestales o pesqueras que no hayan renunciado ni estén excluidos del mismo.

La renuncia se realizará:

  1. Expresamente, mediante la  presentación de los modelos  036 ó  037 de declaración censal de comienzo, o durante el mes de diciembre anterior al inicio  del año natural en que deba surtir efecto.
  2. Tácitamente, cuando la declaración-liquidación del primer trimestre del año natural o, en caso de inicio, la  primera  declaración-liquidación  tras  el comienzo, se presente en plazo, aplicando el régimen general en el modelo 303.

La renuncia produce efectos durante  un período  mínimo de 3  años  y se entenderá prorrogada tácitamente  en los años siguientes, salvo que sea revocada en el mes de diciembre anterior al año natural en que deba surtir efecto.

La renuncia al régimen de la agricultura,  ganadería  y  pesca,  determina  la renuncia a la estimación objetiva del IRPF y la exclusión del régimen simplificado del IVA. Consiste el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca en que no existe obligación de repercutir ni  de liquidar e ingresar el IVA por las ventas de los productos naturales obtenidos en las explotaciones, así como por las entregas de bienes de inversión utilizados en esta actividad que no sean inmuebles. Quedan exceptuadas las importaciones de bienes, adquisiciones de bienes y las operaciones en  las  que se produzca  la inversión del sujeto pasivo.

No se deducen las cuotas de IVA soportadas o satisfechas en las adquisiciones de bienes o servicios empleados en la actividad.

En este régimen se percibe una compensación a tanto alzado en las entregas de productos naturales a otros empresarios no acogidos al  régimen agrícola y que no realicen exclusivamente operaciones interiores exentas. También en las entregas intracomunitarias a personas jurídicas no empresarios y en las prestaciones de servicios incluidos en el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca. Esta compensación será la cantidad resultante de aplicar al precio de venta de los  productos  obtenidos en explotaciones agrícolas o forestales y en los servicios accesorios  a las mismas el  9%. La compensación será de un 7,5% en la entrega de los productos obtenidos en explotaciones ganaderas o pesqueras y en la prestación de servicios accesorios.

Obligaciones formales

  • Conservar copia de los recibos acreditativos del pago de la compensación durante el plazo previsto en la Ley General Tributaria. Estos recibos serán emitidos por el destinatario de la operación y firmados por el titular de la explotación.
  • Llevar un libro registro en el que se anotarán todas las operaciones comprendidas en el régimen especial  de  la  agricultura,  ganadería y pesca (ingresos). Si se realizaran otras operaciones a las que sea aplicable el régimen simplificado o el de recargo de equivalencia se deberá llevar un libro registro de facturas recibidas anotando con la debida separación las facturas que correspondan a las adquisiciones relativas a cada sector diferenciado de actividad, incluidas las referidas al régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca.

Modelos de autoliquidaciones

No se presentarán declaraciones del IVA por las actividades en el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca. No obstante, cuando se realicen adquisiciones intracomunitarias, operaciones en las que se produzca la inversión del sujeto pasivo, cuando en la transmisión de  inmuebles afectos a la actividad se renuncia a la exención,  y  por los  ingresos  procedentes  de  regularizaciones practicadas en caso de inicio en la aplicación del régimen especial, se presentará el modelo 309 “Declaración no periódica”.

Asimismo, se presentará la  declaración-liquidación  de solicitud de reintegro de compensaciones en el  régimen especial de la  agricultura, ganadería y pesca, en el modelo 341 “Solicitud de reintegro de compensaciones REAGyP” cuando durante el trimestre se realicen exportaciones o entregas intracomunitarias exentas.

Otros Regimenes Especiales:

  • El régimen especial para los bienes usados, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección.
  • El régimen especial de agencias de viaje.