Manual práctico de autoempleo

3.2.1 Impuesto de Sociedades

El impuesto de sociedades es un tributo directo  y personal que grava la  renta de las sociedades y demás  entidades  jurídicas establecidas  por la Ley. La Base Imponible se obtendrá corrigiendo el resultado contable, determinado de acuerdo con las normas mercantiles,  con los criterios contenidos en la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Esquemáticamente la liquidación de este impuesto sería la siguiente:

Resultado Contable = Ingresos – Gastos + Variaciones de Patrimonio.

El resultado contable  se determinará  en función de las normas  mercantiles y se ajustará  por el  importe  de los ajustes positivos o negativos, en función de los criterios contenidos en la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Así por ejemplo, si la empresa ha dotado más amortización de la que procede según establece la norma fiscal se deberá efectuar un ajuste positivo por la diferencia.

Los ajustes sobre el resultado contable, de signo positivo o negativo, pueden ser de carácter temporal o de carácter permanente. Los ajustes permanentes son aquellos que sólo tienen efecto en el ejercicio en que se efectúan, sin embargo los ajustes temporales revierten en los ejercicios siguientes con signo contrario al que se efectuó en su momento.

Obtenida la base imponible previa, ésta se ajustará por el importe de las bases imponibles pendientes de compensar que no hayan prescrito. En general las bases imponibles negativas podrán compensarse con bases positivas de los periodos cerrados en los 15 años siguientes.

La cuota íntegra del impuesto se hallarán multiplicando el tipo impositivo por la base imponible.

El tipo impositivo general a aplicar en el impuesto de Sociedades es el 30%.( para aquellas sociedades de reducida dimensión, los primeros 120.202,41 €. al 25% ).

Deducciones de la cuota íntegra:

  • Doble imposición interna.
  • Doble imposición internacional.
  • Bonificaciones.
  • Incentivos de determinadas actividades.
  • Retenciones, ingresos a cuenta y pagos fraccionados.

Las deducciones por incentivos establecidas en el Impuesto sobre Sociedades, salvo la deducción por reinversión de beneficios extraordinarios, son de aplicación a los contribuyentes del IRPF que ejerzan actividades económicas en la modalidad de estimación directa y directa simplificada con igualdad de porcentajes y límites de deducción.

Están obligados a presentar declaración  del  IS  todos  los  sujetos pasivos del mismo con independencia de que hayan desarrollado o no actividades durante  el Período impositivo y de que se hayan obtenido o no rentas sujetas al impuesto.

Período impositivo y devengo

El período impositivo del IS, coincide con el ejercicio económico de cada entidad, que en ningún caso puede exceder de 12 meses. La fecha de cierre del ejercicio económico o ejercicio social, se determina en los estatutos de las sociedades. En su defecto  termina  el 31 de diciembre de cada año. El IS se  devenga el último día del Período impositivo.

Pagos fraccionados

El pago fraccionado es un pago a cuenta de la liquidación del IS, es decir, es una parte del resultado económico de la entidad. Su importe se  acumulará al de las retenciones e ingresos a cuenta a efectos de calcular la cuota a ingresar o el importe a devolver.

Los pagos fraccionados tienen la consideración de deuda tributaria, a efectos de aplicar la normativa sobre infracciones y sanciones y sobre liquidación de intereses de demora. Están  obligados  a  efectuar el  pago fraccionado a cuenta del IS los residentes en España y los EP en territorio español de sociedades no residentes a cuenta del IRNR. No importa la situación en la que se encuentre el sujeto pasivo, de forma que incluso en los casos de sociedades en liquidación persiste la obligación de realizar el pago fraccionado.

Modalidades

Hay dos modalidades alternativas para la determinación de la base del pago fraccionado.

  1. Modalidad aplicable con carácter general.El pago fraccionado se calcula mediante la aplicación del tipo  previsto  en  la Ley de Presupuestos  Generales del Estado a la base correspondiente. Se fija un tipo del 18% de la cuota íntegra del último período impositivo cuyo plazo reglamentario de declaración estuviese vencido el primer día de los 20 naturales de los meses de abril, octubre o diciembre minorada por todas las deducciones y bonificaciones a las que tenga derecho el sujeto pasivo, así como las retenciones e ingresos a cuenta.  Si  el  último período impositivo tuviera una duración inferior al año, debe tomarse también en cuenta la parte proporcional de la cuota de períodos  impositivos  anteriores,  hasta completar un período de doce meses.
  2. Modalidad opcional (obligatoria si el volumen de operaciones es superior a 6.010.121,04€).Los  pagos  fraccionados  también  podrán realizarse, a  opción del sujeto pasivo, sobre la base imponible del período de los 3, 9 u  11 primeros meses de cada año natural determinada según las normas previstas en la Ley del IS. El porcentaje fijado igualmente por la Ley General de Presupuestos del Estado, será el resultado de multiplicar por cinco séptimos el tipo de gravamen redondeado por defecto. Cuando el período impositivo no coincide con el año natural se tomará como base imponible la correspondiente a los días transcurridos desde  el  inicio  del  período  impositivo  hasta el día anterior al inicio de los períodos señalados anteriormente  (31 de marzo, 30 de septiembre y 30 de noviembre). En estos casos, el pago fraccionado es a cuenta de la liquidación correspondiente al período impositivo que esté en curso el día anterior al inicio de cada uno de los citados períodos de pago.

La opción por la segunda modalidad debe hacerse mediante la correspondiente declaración censal, durante el mes de febrero del año a partir del cual debe surtir efectos, siempre que el período impositivo al que se refiere la citada opción coincida con el año natural; de lo contrario, el plazo será el de 2 meses a contar desde el inicio de dicho período impositivo o dentro del plazo comprendido entre este inicio y la finalización del plazo para efectuar el primer pago fraccionado correspondiente al referido período impositivo cuando este último plazo fuera inferior a 2 meses. Una vez se opte por la segunda modalidad, el sujeto pasivo queda obligado por la misma respecto de los pagos fraccionados correspondientes al mismo período impositivo y siguientes, mientras no se renuncie a su aplicación a través de la correspondiente declaración censal que debe ejercitarse en los mismos plazos señalados anteriormente.

Cuando se trate del primer ejercicio económico de la entidad, no existe obligación de  practicar pagos  fraccionados,  puesto  que es imposible aplicar  la primera modalidad al ser la cuota igual a cero. No obstante, se puede optar por aplicar la segunda modalidad. De la cuota resultante de la aplicación de la segunda modalidad se deducen las bonificaciones por las rentas obtenidas en Ceuta y  Melilla,  otras bonificaciones  que le fueran de aplicación al sujeto pasivo, las retenciones e ingresos a cuenta practicados sobre los  ingresos  del  sujeto  pasivo,  y los pagos fraccionados efectuados correspondientes al período impositivo.

Modelos

Los modelos de declaración-liquidación del pago fraccionado son los siguientes:

Modelo 202, es el modelo general y se establece la obligatoriedad de presentación por vía telemática a través de Internet para los obligados tributarios que tengan forma jurídica de sociedad anónima o sociedad de responsabilidad limitada, para el resto opcional.

Modelo 218, establecido para las grandes empresas. Obligatoriedad de presentación por vía telemática a través de Internet.

Modelo 222, previsto para los grupos fiscales. Obligatoriedad de presentación por vía telemática a través de Internet.

Será obligatoria la presentación de los modelos 218 y 222, incluso en los supuestos en que  no deba  efectuarse  ingreso alguno en concepto de pago fraccionado de los citados impuestos en el período correspondiente con alguna excepción.

Forma de presentación.

Con carácter general, se presentará por vía telemática a travésde Internet.

Plazo de presentación

El plazo para realizar la declaración-liquidación e ingreso está comprendido entre el 1 y el 20 de los meses de abril, octubre y diciembre.

Declaración del Impuesto sobre Sociedades

La declaración del IS  no tiene  un plazo  de presentación único  para  todos los contribuyentes,  sino que cada  sujeto pasivo tiene su propio plazo en función de la fecha en que concluya su Período impositivo.

La presentación de la declaración deberá efectuarse dentro de los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la  conclusión del Período impositivo.

Por consiguiente, como regla general, cuando se trate de sujetos pasivos cuyo ejercicio económico coincida con el año natural, el plazo de presentación de declaraciones queda fijado en los 25 primeros días naturales del mes de julio.

Modelos de autoliquidaciones

Modelo 200 (formato electrónico): declaración del IS e IRNR (establecimientos permanentes y entidades en régimen de atribución de rentas constituidas en el extranjero con presencia en territorio español).

Modelo 220: declaración del IS-Régimen de consolidación fiscal correspondiente a los grupos fiscales.

Forma de presentación

La presentación del modelo 200, se efectuará obligatoriamente por vía telemática a través de Internet, salvo cuando se deba presentar ante las Haciendas Forales (impreso o telemáticamente a través de Internet). El modelo 220 podrá presentarse en impreso o por vía telemática a través de Internet.

Procede la solicitud de devolución  cuando  la  suma  de pagos a cuenta superen la cuota del impuesto resultante. Para que se tenga derecho a la devolución de las retenciones se exige que se hayan realizado de forma efectiva y por lo que respecta al pago fraccionado es necesario que se ingrese la cantidad correspondiente para tener derecho a la devolución.

Obligaciones contables y registrales.

El Código de Comercio exige a los empresarios que lleven dos libros contables: libro diario y libro de inventarios y cuentas anuales.

En el libro diario se anota cronológicamente, día a día, el importe de todas las  operaciones  realizadas  en desarrollo  de la  actividad  empresarial. También puede  realizarse  anotación  conjunta  de los totales  de las operaciones por períodos no superiores al  mes, siempre que su detalle se registre en otros libros o registros concordantes.

El primer estado contable que ha de contener el libro de inventarios y  cuentas  anuales  es un  balance  inicial  detallado de la empresa. El segundo estado contable al que se hace referencia es al balance de comprobación.

En este balance deben transcribirse trimestralmente las sumas y saldos de las cuentas.  El  tercer  estado  contable  es el inventario de cierre de ejercicio siendo el último estado contable las cuentas anuales. Las cuentas anuales 46 son el instrumento contable más importante para el IS, puesto que sirven de partida para la configuración de la base imponible de dicho tributo.

Conservación de los libros: la obligación de conservar  los libros  contables,  es exigida  de forma  expresa  por la  Ley General Tributaria. Se impone el deber de conservar los libros  relativos  al negocio, debidamente ordenados, durante un plazo de 6 años, a partir del último asiento realizado en éstos, excepto que una norma general o especial exija otro plazo.

Junto con los libros de contabilidad, el Código de Comercio exige la conservación de la correspondencia, documentación y justificantes concernientes al  negocio del empresario durante un plazo de 6 años a contar desde el día en que se cierran los libros en donde quedan inscritos los asientos que justifican.

Legalización de los libros contables: esta obligación consiste en obtener del Registro Mercantil el lugar donde el empresario tiene su domicilio, la diligencia y    el sello. La legalización se podrá realizar:

   Presentando los libros en el Registro Mercantil antes de su utilización. Con posterioridad una vez realizadas las anotaciones en hojas sueltas. En soporte informático.

Por vía telemática a través de Internet.

La legalización puede realizarse de forma previa a la utilización de los libros o con posterioridad, pero siempre antes de los 4 meses siguientes al cierre del ejercicio.

3.2.1.- I.V.A.

Las sociedades únicamente pueden estar sujetos al IVA en el Régimen General ( Véase apartado 3.1.2.c ).