Manual práctico de autoempleo 2018

5.2 Las cooperativas.

Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para formar una organización democrática cuya administración y gestión debe llevarse a cabo de la forma que acuerden los socios. Su intención es hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes haciendo uso de una empresa.

La diversidad de  necesidades y aspiraciones (trabajo, consumo,  comercialización  conjunta, enseñanza,  crédito, etc.)  de  los socios, que conforman el objeto social o actividad cooperativizada de estas empresas, define una tipología muy variada de cooperativas.

Se rigen por la ley específica de cada Comunidad Autónoma, dado que las competencias en esta materia están cedidas por parte del estado a las administraciones autonómicas correspondientes, sin embargo existe una ley de carácter estatal y supletorio,  para aquellas comunidades  autónomas que no tengan  regulación  específica, se trata de la Ley 27/1999, de 16 de julio, de Cooperativas. Dicha Ley es la que desarrollamos un los párrafos siguientes.

La sociedad cooperativa se constituirá mediante escritura pública que deberá ser inscrita en el Registro de Sociedades Cooperativas, con lo que adquirirá personalidad jurídica.

Los Estatutos, o la ley autonómica en su caso, fijarán el capital social mínimo con que puede constituirse y funcionar la  cooperativa, que deberá estar totalmente desembolsado desde su constitución.

El capital social estará constituido por las aportaciones de los socios y se realizarán en moneda de curso legal. Si lo prevén los Estatutos, o lo acordase la Asamblea General, también podrán consistir en bienes y derechos susceptibles de valoración económica.

La responsabilidad de los  socios  por  las  deudas  sociales estará limitada a las aportaciones al capital social suscrito, estén o no desembolsadas en su totalidad.

El número mínimo de socios será de tres y tienen las siguientes obligaciones:

  • Cumplir los deberes legales y estatutarios.
  • Cumplir los acuerdos adoptados por los órganos sociales.
  • Participar en las actividades cooperativizadas en la cuantía mínima obligatoria establecida en los Estatutos. Guardar secreto sobre asuntos y datos cuya divulgación pueda perjudicar a los intereses sociales.
  • Aceptar los cargos para los que fueren elegidos.
  • Cumplir con las obligaciones económicas que les correspondan.
  • No realizar actividades competitivas con las actividades empresariales que desarrolle la cooperativa.

Así mismo, ostentan los siguientes Derechos:

  • Participar en todas las actividades de la cooperativa.
  • Ser elector y elegible para los cargos de los órganos sociales.
  • Recibir la información necesaria.
  • Actualización y liquidación de las aportaciones al capital social y a percibir intereses por las mismas.
  • Retorno cooperativo.
  • Formación profesional adecuada para los socios trabajadores. Asistir, participar en debates, formular y votar propuestas.
  • Baja voluntaria.

Además de los socios propiamente  dichos  pueden  existir socios colaboradores, se trata de personas físicas o jurídicas que sin poder desarrollar o participar  en la actividad cooperativizada propia del objeto social, pueden contribuir a su consecución. Su existencia estará prevista en los Estatutos.

Cuentan con los siguientes órganos de administración:

Asamblea General:

Es la reunión de los socios constituida con el objeto de deliberar y adoptar acuerdos sobre asuntos que, legal o estatutariamente, sean de su competencia, vinculando las decisiones adoptadas a todos los socios de la cooperativa.

Fijará la política general de la cooperativa y le corresponderá en exclusiva el  examen de la  gestión social, la  aprobación de las cuentas anuales,  del informe de gestión y de la aplicación de los excedentes disponibles o imputación de pérdidas.

Las asambleas pueden ser:

  1. Ordinarias, cuando examinan la  gestión social  y aprueban, si procede, las cuentas anuales,  deberán ser  convocadas por el Consejo Rector dentro de los seis meses siguientes a la fecha del cierre del ejercicio económico.
  2. Extraordinarias, éstas tratan temas distintos a los de las Asambleas Ordinarias. Serán convocadas a  iniciativa del Consejo Rector, a petición de un número de socios que represente el 20% del total de los votos, y, si lo prevén los Estatutos, a solicitud de los Interventores.
  3. De delegados, se eligen en juntas preparatorias cuando los Estatutos, en atención  a  las circunstancias  que dificultan  la presencia de todos los socios  en la Asamblea General, así lo prevean.

Consejo Rector

Es el órgano colegiado de gobierno al que corresponde la alta gestión, la supervisión de los directivos y la representación de la sociedad cooperativa, con sujeción a la Ley, a los Estatutos y a la política general fijada por la Asamblea General.

El número de consejeros no podrá ser inferior a tres ni superior a quince debiendo existir, en todo caso un Presidente, un Vicepresidente y un Secretario, excepto en las cooperativas de tres socios que no existirá el cargo de Vicepresidente. La existencia de otros cargos y de suplentes se recogerá en los Estatutos.

Los Consejeros serán elegidos por la Asamblea General en votación secreta y por el mayor número de votos, por un periodo fijado en los Estatutos de entre tres y seis años.

Intervención

Es el órgano de fiscalización de la cooperativa. Podrá consultar y comprobar toda la documentación de la cooperativa y proceder  a las verificaciones que  estime necesarias. Su función es la censura de las cuentas anuales y del informe de gestión, antes de ser presentados para su aprobación a la Asamblea General.

El número de interventores titulares no podrá ser superior al de consejeros y la duración de su mandato se fijará en los Estatutos, de entre tres y seis años.

Comité de Recursos

Tramita y resuelve los recursos contra las sanciones impuestas a los socios por el Consejo Rector y en otros supuestos que se establezcan legal o estatutariamente. Su composición y funcionamiento se fijará en los Estatutos y estará integrado por al menos tres miembros elegidos de entre los socios por Asamblea General, en votación secreta. Los acuerdos serán inmediatamente ejecutivos y definitivos, pudiendo ser impugnados.

CLASES DE COOPERATIVAS

  • Cooperativas de Trabajo Asociado.
  • Cooperativas de Consumidores y Usuarios.
  • Cooperativas de Viviendas.
  • Cooperativas Agrarias.
  • Cooperativas de Explotación Comunitaria de la Tierra.
  • Cooperativas de Servicios.
  • Cooperativas del Mar.
  • Cooperativas de Transportistas.
  • Cooperativas de Seguros.
  • Cooperativas Sanitarias.
  • Cooperativas de Enseñanza.
  • Cooperativas de Crédito.

Especial referencia a las cooperativas de trabajo asociado

La cooperativa de trabajo asociado es aquella que tiene por objeto proporcionar a sus socios puestos de trabajo, mediante su esfuerzo personal y directo, a tiempo parcial o completo, a través de la organización en común de la producción de bienes o servicios para terceros. También podrán contar con socios colaboradores. La relación de los socios trabajadores con la cooperativa es societaria.

Los socios trabajadores aportan, por tanto, su trabajo, produciendo en común bienes y servicios para terceros, contribuyendo con ello a la realización del objeto social previamente establecido en los estatutos.

Pueden ser socios trabajadores aquellas personas físicas que tengan capacidad para contratar la prestación de su trabajo. Los extranjeros podrán ser socios

trabajadores de acuerdo con lo previsto en la legislación específica sobre la prestación de su trabajo en España.

Los socios trabajadores tienen derecho a percibir periódicamente, en plazo no superior a un  mes,  percepciones  a  cuenta de los excedentes de la  cooperativa denominados anticipos societarios que no tienen la consideración de salario, según su participación en la actividad cooperativizada.

En las cooperativas de trabajo asociado, si los Estatutos lo prevén, la admisión, por el Consejo Rector, de un nuevo socio lo será en situación de prueba, pudiendo el mismo ser reducido o suprimido por mutuo acuerdo.

El período de prueba no excederá de seis meses y será  fijado  por el  Consejo Rector. No obstante,  para  ocupar los puestos  de  trabajo que fije dicho Consejo Rector, salvo atribución estatutaria  de  esta  facultad a la Asamblea General, cuyo desempeño exija especiales condiciones profesionales, el período de prueba podrá ser de hasta dieciocho meses. El número de los referidos puestos de trabajo no podrá exceder del  20  por 100 del  total de socios trabajadores de la cooperativa.

Los nuevos socios, durante el período en que se encuentren en situación de prueba, tendrán los  mismos  derechos  y obligaciones que los socios  trabajadores, con las siguientes particularidades:

  • Podrán resolver la relación por libre decisión unilateral, facultad que también se reconoce al Consejo Rector.
  • No podrán ser elegidos para los cargos de los órganos de la sociedad.
  • No podrán votar, en la Asamblea General, punto alguno que les afecte personal y directamente.
  • No estarán obligados ni facultados para hacer aportaciones al capital social ni para desembolsar la cuota de ingreso.
  • No les alcanzará la imputación de pérdidas que se produzcan en la cooperativa durante el  período  de  prueba,  ni tendrán derecho al retorno  cooperativo.

Los Estatutos podrán fijar el procedimiento por el que los trabajadores asalariados  puedan  acceder  a  la  condición de socios. En las cooperativas que rebasen el límite de trabajo asalariado establecido, el  trabajador con contrato de trabajo por tiempo  indefinido y con más de dos años de antigüedad, deberá ser admitido como socio trabajador si lo solicita en los seis meses siguientes desde que pudo ejercitar tal derecho, sin necesidad de superar el período de prueba cooperativa y reúne los demás requisitos estatutarios.

Para ser admitido en  la  cooperativa como socio trabajador el  aspirante debe reunir los reuiqsitos que en cada caso se establezcan en los estatutos, aunque en cualquier caso, la admisión debe ser solicitada por escrito al órgano competente.

Los Estatutos o el Reglamento de régimen interno, establecerán  el régimen  disciplinario de los socios trabajadores, regulando los tipos de faltas que puedan producirse en la prestación de trabajo, las sanciones, los órganos  y  personas  con  facultades  sancionadoras delegadas. Los  Estatutos regularán los procedimientos sancionadores con expresión de los trámites, recursos y plazos.

La expulsión de los socios trabajadores sólo podrá ser acordada por el Consejo Rector, contra cuya decisión se podrá  recurrir, en el plazo de quince días  desde la notificación de la misma, ante el Comité de Recursos que resolverá en el plazo de dos meses o ante la  Asamblea General  que resolverá en la primera Asamblea que se convoque. Transcurrido dicho  plazo  sin  haber  adoptado  la  decisión, se entenderá estimado el recurso. El acuerdo de expulsión sólo será ejecutivo desde que sea ratificado por el correspondiente órgano o  haya  transcurrido  el  plazo  para  recurrir ante el mismo, aunque el Consejo Rector podrá suspender al socio trabajador en su empleo, conservando éste todos sus derechos económicos.