Manual práctico de autoempleo 2018

6.4 Política de promoción.

Mediante la política de promoción la empresa  determina  cuáles  son las acciones que va a llevar a cabo para dar a conocer y colocar el producto o servicio  que presta en el mercado. La empresa habrá de determinar:

  • Cuáles son los objetivos que pretende alcanzar con la comunicación.
  • Definir el público objetivo al que quiere llegar.
  • Seleccionar la estrategia de comunicación a seguir.
  • Determinar la combinación de instrumentos de comunicación a utilizar, no sólo teniendo en cuenta el coste y el presupuesto disponible, sino también considerando el impacto sobre el público objetivo, y la imagen de la empresa que se quiere dar.
  • Cuantificación del presupuesto de comunicación del que dispone. La empresa lo podrá determinar en función de los recursos financieros disponibles, como un porcentaje de las ventas, en función de las inversiones que realice la competencia, o basado en determinados objetivos.
  • Control del proceso de comunicación.

Es práctica habitual que la empresa utilice distintos instrumentos de comunicación, siendo éstos los siguientes:

  • Publicidad: utiliza habitualmente medios masivos y  va  orientada  a  un  gran número de personas, con ella se pretende influir en el ánimo de compra de los consumidores.
  • Promoción de ventas: utilización de incentivos materiales o económicos con el  objetivo de estimular la  demanda en el  corto plazo. Pueden ir dirigidas a los intermediarios, a los vendedores, a los prescriptores o a los consumidores (muestras gratuitas, vales descuento, concursos y sorteos, regalos…).
  • Relaciones públicas: acciones que se orientan al  ofrecimiento  de  información  y  al establecimiento de contactos de carácter permanente con aquellos que se relacionan con la empresa.
  • Venta personal: se transmite información de forma directa y personal al cliente.
  • Marketing directo: forma de comunicación personal e interactiva que busca la respuesta inmediata del cliente potencial (buzoneo, folletos, tarjetas, mailing…).

Los principales medios y soportes (canales dentro de un medio publicitario) a los  que  puede  acudir  la  empresa  para llevar a cabo sus campañas  publicitarias son los siguientes: prensa (diarios, revistas, prensa gratuita), exterior (vallas, marquesinas, transportes), publicidad en el lugar de venta, directa (catálogos, cartas, folletos), radio (cadenas, emisoras, circuitos), televisión (internacional, nacional, regional, autonómica, local), cine, internet, otros medios.

En la actualidad disponer de una página web constituye una herramienta muy eficaz para dar a conocer nuestra a empresa a los clientes potenciales, pudiendo incrementar el nivel de ventas de la misma si se  dispone de  la posibilidad de utilización del comercio electrónico.  Por lo que, en caso de poseerla, habrá que describir la información contenida en ella y las posibilidades que ofrece.

La empresa en función de las acciones que  decida  llevar  a  cabo  tendrá  que determinar el coste que le supone, desglosándolo individualmente para cada una de ellas. De esta forma determinará cuál será el presupuesto de comunicación para cada mes,  y a  partir de ahí, estimará el presupuesto anual, y para los tres años siguientes (para ello algunas opciones son dedicar una cantidad fija, o variable calculada como un porcentaje sobre las ventas).