Manual práctico de autoempleo 2018

6.1 Política de producto.

Hay que  indicar  cuáles  son  las  características  del producto o servicio ofertado por la empresa, mencionando cuáles son las necesidades a las que  da  cobertura,  y  las  carencias a  las  que da solución en relación con los ya existentes, así como las características comerciales  y técnicas, y sus principales ventajas. En el caso de los productos hay que describir tanto los atributos tangibles, como los intangibles, como son los servicios de mantenimiento y garantía.

Conviene hacer especial referencia al valor añadido  que aporta el  producto  o servicio ofertado describiendo cuáles son sus novedades más significativas, y las diferencias en relación con los productos o servicios ofertados por la competencia, así como con los considerados como complementarios o sustitutivos. Puede ayudar a la detección de nuevos atributos para los productos o nuevas características para los servicios examinar los productos que existen en el mercado, así como la asistencia a ferias y exhibiciones.

En el caso de que la empresa preste  servicios  hay que  describir los procedimientos y  necesidades  técnicas, así  como la disponibilidad de recursos y su capacidad para atender a los clientes.

Es habitual que en un principio la empresa comience su  actividad  con  una cartera de productos o servicios limitados, teniendo en cuenta sus habilidades  clave, y que posteriormente y conforme va afianzando su posición en el mercado se irá ampliando para llegar  a  un  mayor número de clientes. En este apartado se llevará a cabo la descripción de las distintas líneas de productos o servicios ofertadas por la empresa.

Hay que analizar también cuáles son realmente los productos o servicios que aportan beneficios a la empresa, y cuáles no, con el objetivo de mantener en nuestra cartera los primeros y eliminar los segundos. Es importante conocer la fase del ciclo  de  vida  en  la  que se encuentran  los productos ofertados para saber cuando dejan de atraer a los clientes y  es necesario  su reemplazamiento,  o  relanzamiento  con algún tipo de mejora, o incluso el desarrollo de otros nuevos para que la empresa continúe siendo competitiva o pueda acceder a nuevos segmentos.

Se ha de señalar la existencia de patentes o marcas que contribuyen a la protección y diferenciación de los productos ofertados.

La solicitud de las patentes y marcas se realiza a través de la Oficina Española de Patentes y Marcar (OEPM). Las patentes se realizan sobre invenciones nuevas que impliquen una actividad inventiva y una posible aplicación industrial, debiendo ser su novedad absoluta y total,  mientras  que las marcas constituyen una denominación, un signo o medio material que permite distinguir a un producto o servicio de otros similares.

También es importante señalar  si  se  cuenta  con la adhesión a sistemas de normalización de calidad tales como AENOR o ISO, indicativos de la calidad de los productos o servicios ofertados por la empresa, lo que contribuye a mejorar la imagen de la empresa en el mercado.