Manual práctico de autoempleo 2018

3.2 La Sociedad Civil

Su regulación específica se encuentra recogida en los artículos 1665 a 1708 del Código Civil.

Se trata de un contrato mediante el que dos o más personas ponen en común bienes, dinero o  trabajo  para  realizar negocios  y repartir  las ganancias, no existe participación mínima y, dependiendo de la naturaleza de  la  aportación que realicen habrá dos tipos de socios, los capitalistas  son aquellos que entregan a la sociedad bienes o dinero y los socios industriales quienes aportan su trabajo a la sociedad.

Para realizar un contrato de sociedad civil es suficiente con el consentimiento entre las partes, no requiriendo ninguna formalidad específica, excepto si se aportan bienes inmuebles, en cuyo caso hay que inventariarlos y unirse a la escritura pública que es obligatoria en estos casos.

En este contrato hay que indicar el objeto del mismo, es decir, el porqué  se realiza, que, en este caso será poner en común bienes, dinero o industria con ánimo de partir entre sí las ganancias.

La sociedad se regirá por los estatutos o reglas propias, siempre que éstas no contravengan los mandatos imperativos del Código Civil.

Se trata, en términos generales, de  una sociedad  sin  personalidad  jurídica,  por ello, para  que esta sociedad sea titular de derechos y obligaciones  el Código Civil exige que los pactos que lleve a cabo sean públicos (estén inscritos en algún registro).

La Responsabilidad  de los socios es solidaria e  ilimitada,  respondiendo,  como en el  caso de la anterior, primero con los bienes sociales y después con los de los socios. En este caso, los socios también deberán darse de alta en el régimen de autónomos de la Seguridad Social.